Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Aquí puedes encontrar más información acerca de las cookies. Aceptar y cerrar este aviso
Por Alex Martínez | 06/10/2015

Tú también eres una marca personal

“Eres lo que haces, eres lo que dices que haces, pero también lo que recuerdan de ti y, sobre todo, eres lo que esa gente siente cuando lo recuerda: la confianza.”

Risto Mejide – Urbrands

¿Qué es una marca personal?

Toda persona es una marca. Nos guste o no, debemos considerarnos algo así como sellos. Nuestro comportamiento, nuestra forma de hablar, reaccionar, trabajar…todo ello nos define y hace que dejemos un recuerdo en los demás. La marca define lo que somos, lo que hacemos y la importancia que tenemos para la vida de las personas de nuestro alrededor. Nos ayuda a construir una relación emocional con los demás. Es la huella que dejamos en ellos, lo que dirán de nosotros cuando no estemos.

Procuremos, entonces, dejar una gran huella.

¿Por qué es importante una marca personal?

Con la marcas personales contamos las historias adecuadas, a las personas adecuadas y de la forma adecuada. Somos capaces de cambiar los estados de ánimo. La definición consciente de nuestra marca personal nos permitirá desarrollar una propuesta de valor que nos haga únicos, atractivos y creíbles y una identidad que nos ayude a diferenciarnos del resto.

Aunque, de por sí, todos seamos marcas personales, hay veces que por nuestro trabajo o nuestras circunstancias, nos interesa especialmente cuidar la imagen que proyectamos hacia los demás. Cada vez que queramos vender una idea, conseguir un nuevo empleo o destacar entre personas con un perfil similar al nuestro, deberemos prestar atención a lo que estamos transmitiendo hacia el exterior, teniendo en cuenta una serie de factores decisivos.

¿Cuáles son los puntos clave para construir y gestionar correctamente nuestra marca personal?

1. Descubrir quiénes somos.

Definiremos nuestras habilidades (capacidades, educación, experiencias profesionales y aptitudes), así como nuestras pasiones y aficiones.

pgoir4X-VxkgJ3HVnQVd_gTpcbmg8EVQRcvgepfntlQ,xNy_2Hb6z3gqmlArUrxx6jsi_JX710QWtqVtYnJPfxI
 

2. Plantearnos quién queremos ser.

Definiremos nuestro objetivo, el reto que queremos lograr gracias a nuestra marca personal.

yvhewIrZ66NKZsHpTdnjpfxCjvJ_qnzNz2FolC_Y9tA,9FRYXlb_vZo7Tjn5e5lD0effTmaxiK5nsINlz2VurQM
 

3.  Observar cómo somos percibidos y qué tenemos que mejorar.

Analizaremos nuestras relaciones personales (qué dicen nuestros amigos de nosotros), nuestras relaciones profesionales (qué opinan nuestros compañeros y clientes) y cuál es nuestra reputación online (qué aparece en Google acerca de nosotros). Así, descubriremos cuáles son los puntos en los que tenemos que incidir para mejorar nuestra percepción.

4. Posicionarse.

Determinaremos en qué sector queremos actuar. Crearemos un producto o servicio personal en un campo determinado y nos especializaremos para ser los mejores en él. Decidiremos cuál será nuestra propuesta única de valor.

Identificaremos nuestro mercado y definiremos el público objetivo adecuado para nuestra marca, para adecuarnos a él.

I0-W67OTADbiV55iHNDEUd98zPEVkdPtjADAfXDz86g,QKSYX670TZGIdg_Rnl_KgwZTTqOgR0U3dTzrZ-hRp-o
 

5. Definir un estilo propio.

Determinaremos cuál será nuestra personalidad, nuestro carácter y las emociones que transmitiremos tanto a nivel visual (nuestra presencia, nuestra imagen personal y estilo a la hora de vestir, los colores que nos identificarán…) como a nivel verbal (las palabras que usaremos y el tono que nos represente mejor). Planificaremos nuestra comunicación para que sea clara, coherente y consistente.

6. Promocionarse.

  • Construiremos nuestra red de contactos y nuestros propios canales. Abriremos, si procede, nuestro propio blog personal para que sea el centro de nuestras comunicaciones online. Utilizaremos las redes sociales como lugares para socializarnos, compartir e interactuar. Utilizaremos otros medios sociales offline, como eventos, para disfrutar y compartir contenidos.
  • Crearemos nuestro ecosistema. Seguiremos a los expertos en nuestro campo, aprenderemos de ellos y crearemos relaciones influenciadoras. Participaremos activamente en grupos y foros de nuestro campo para generar comunidad. Exploraremos, visitaremos, comentaremos y compartiremos mensajes creados por otros.
  • Generaremos contenido original y valioso que resulte útil y relevante para nuestros públicos, y lo actualizaremos con frecuencia.

7. Evaluar lo que estamos consiguiendo.

Escucharemos y observaremos nuestro entorno para medir los resultados que obtenemos. Debemos estar al día de lo que se dice sobre nuestra marca y nuestro campo de actuación para no quedarnos obsoletos y, sobre todo, hacer frente a críticas de una manera positiva.

pizarra
 

Por último, es importante que siempre nos acordemos de transmitir sinceridad, confianza y respeto. Olvidémonos de lo gratuito. Invirtamos en conseguir calidad y esforcémonos por lograr nuestros objetivos, manteniendo el control sobre la huella que dejamos en los demás. Al fin y al cabo, debemos dar con una propuesta de valor genuina y propia que sea creíble y sostenible en el tiempo, evitando que se convierta en algo efímero o poco diferencial.

En The Mood Project creemos firmemente que está en nuestras manos transmitir un mensaje que sea creíble y, a la vez, genere emociones en las personas, ayudándonos a dejar un sello imborrable en todos aquellos que nos rodean.

 

Únete a la conversación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *