EL VALOR DE CREAR EQUIPOS ESPECIALIZADOS AD HOC

Los que nos dedicamos al marketing y la publicidad hemos vivido la evolución de la especialización a conceptos como 360º, campañas integrales… enfoques que nos obligan a tener un conocimiento cada vez más amplio y que, en ocasiones, puede parecernos inabarcable.

Esta tendencia es en parte, una respuesta a la necesidad de integrar los nuevos medios de comunicación, y se ha alimentado de la influencia que la crisis ha tenido en las empresas que no dejan de recortar su inversión en marketing y buscan exprimir al máximo su presupuesto.

Todo parece que vaya en contra de la idea con la que muchos hemos crecido profesionalmente: el concepto de tener un “oficio” en el que posicionarte como experto. Una idea cada vez más lejana para aquellos que trabajamos en branding y publicidad. Sin embargo, y aunque parezca una contradicción, algunas agencias encontramos en la especialización un modo de adaptarnos a este panorama.

La creación de equipos especialistas para cada proyecto a través de freelance con perfiles concretos nos permite reaccionar ante varias problemáticas que presenta el sector actual:

  • Capacidad de asumir proyectos de cualquier tipología: Offline, online, identidad, campañas de performance, eventos…
  • Conocimiento sin límites: Cada proyecto y cada colaborador brinda la oportunidad de acceder a un conocimiento nuevo y basado en la experiencia que alimenta el expertise de la agencia.
  • Reducción de costes fijos: En una estructura líquida el equipo puede ser tan grande o pequeño como se necesite en ese momento.

Esta propuesta de valor puede sonar nueva para nuestros clientes. Por ello debemos mostrarles los beneficios que tienen para ellos:

  • Proyectos a medida.
  • Los proyectos se adaptan al presupuesto, y no al revés.
  • Mayor velocidad de respuesta gracias a equipos por proyecto.
  • Relación más cercana con la agencia ya que la comunicación se puede establecer directamente con el equipo de trabajo.

hands_people_woman_working_cut_by_pexels_cc0

En cualquier caso debes saber que en una estructura líquida no es todo improvisación. Para tener éxito, debes estar preparado a todos los niveles:

  • Personal: Un equipo interno resolutivo, flexible y con capacidad de establecer buenas relaciones con los colaboradores.
  • Procesos: Adaptar el equipo a cada cliente no es un proceso espontáneo, para poder aportar soluciones debe existir un plan de actuación para todos los casos.
  • Una comunidad de freelance sólida y de confianza: No solo cuenta la experiencia, deben actuar como parte de tu equipo y poder delegar en ellos sin temor.
  • Presupuestos: Al externalizar gran parte del trabajo deberás enfocar cada presupuesto de manera diferente.

En definitiva, la creación de equipos ad hoc como sistema de trabajo no es sencilla, pero puede ser una alternativa especialmente interesante para agencias de nueva generación que no buscan encajar en las estructuras más tradicionales, sino que quieren crear su propio camino.

 

Categorías Sin categoría

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.