Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Aquí puedes encontrar más información acerca de las cookies. Aceptar y cerrar este aviso
Por Santy Monteys | 28 mayo, 2017

Beneficios de ser una marca fuerte para PYMEs y Startups

 

Una marca, al final, es una promesa de la experiencia que van a vivir sus audiencias con ella. Y para cumplirla y convertirse en una marca fuerte deberá ser consistente todos los días y en todos los puntos de contacto existentes. Es decir, en identidad, en comunicación y en innovación o, lo que es lo mismo, en lo que se ve, lo que se dice y lo que se hace. Un camino difícil de mantener pero que tienes grandes beneficios:

 

BENEFICIOS DE NEGOCIO

  • Diferenciarnos y disfrutar de un marcado perfil propio nos convierte en únicos y nos blinda de la competencia. Nuestro aspecto y nuestros mensajes nos identifican y hablan de nuestras preferencias. Si podemos, dejemos la indefinición para los demás: los que se centren en el qué y no en el cómo lo hacen y por qué, ni capitalizarán su marca ni le sacarán el máximo partido.
  • Tener una marca fuerte genera confianza y preferencia en la mente del consumidor a la hora de tomar decisiones. Entre tanta opción, nuestra marca y la propuesta de valor que le acompaña nos permitirá ser los elegidos.
  • Justificar un precio superior. Porque estaremos de acuerdo en que no es lo mismo “limpieza” que “hogar”, ni “yogur” que “cuidado de la salud”. Una marca fuerte permite apropiarnos de nuevos espacios mentales. Gracias a ellos, tomaremos la delantera respecto a los demás y podremos cobrar más por ello. Y si luego nuestra competencia quiere seguir nuestros pasos, que prepare tiempo y dinero.
  • Conectar con los intereses, necesidades y actitudes del consumidor, generando una conexión más emocional. Porque las marcas son puntos de encuentro entre personas para expresarse y compartir perspectivas. Una marca fuerte alberga un concepto grande y relevante del cual, sin duda, apetece formar parte.


BENEFICIOS PARA LA ORGANIZACIÓN

  • Atrae y retiene el talento adecuado para la organización. Porque es preferible trabajar para alguien con el carácter definido que para alguien que no sabe exactamente quién es y a dónde se dirige.
  • Construye cultura corporativa: una cultura que, con el paso del tiempo, puede convertirse en leyenda admirada por todos.
  • Alinea la organización y el equipo ante el reto de cumplir la promesa.
  • Incrementa en mucho el valor económico de la empresa.
  • Mantiene a la empresa siempre en una posición relevante. Porque una marca fuerte es un motor interno que conecta con la cultura y la sociedad para mantener viva y actualizada su propuesta de valor.
  • Permite innovar y expandir la empresa de manera coherente.


BENEFICIOS PARA EL ENTORNO Y LA SOCIEDAD

  • Una marca fuerte puede mejorar tu entorno en particular y el de la sociedad en general si es capaz de potenciar y expandir sus valores en beneficio de la comunidad. El capital que nos ofrece ser sensibles a las necesidades de los demás, es incalculable.
  • Aporta valor real. No solo al tener en cuenta a los demás sino también a la hora de desarrollar la propia actividad. Así, la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) incide directamente en qué hace la organización: En lo externo, minimiza todo aquello que perjudica a nivel económico, social y medioambiental, y fomenta todo aquello que beneficia al entorno. En lo interno, fomenta prácticas responsables y saludables entre los propios empleados como parte de cultura de empresa.

Extracto de nuestro último White Paper “Manual de marca para PYMES Y STARTUPS que quieren volar alto”.

¡Solicita tu copia aquí!