Por The Mood Project | 25 febrero, 2014

Branding, ni más ni menos.

Querer ser; poder hacer; estudiar realidades cambiantes; comprender comportamientos; perseguir los objetivos pautados y generar expectativas extraordinarias que podamos cumplir. Contemos historias interesantes, sintámonos distintos, seamos diferentes. La correcta creación, gestión y activación de marcas es un ejercicio apasionante que separa a las grandes marcas de todas aquellas que pueden llegar a serlo.

Hoy inauguramos una sección especial donde desde Mood, hablaremos de Branding y del reto empresarial que implica esta disciplina que, por un lado, nos exige alma y por otro, nos ofrece herramientas para destacar, generar valor y crear preferencias de compra en las personas, a lo largo del tiempo.

De aquí en adelante, hablaremos de grandes marcas. Pero es importante entender que en Mood, consideramos que las grandes marcas no son las empresas más grandes, ni las más internacionales ni las que facturan más. Las grandes marcas son aquellas que están perfectamente definidas, que responden, con su promesa de marca a las expectativas de sus audiencias, las capaces de transformar los estados de ánimos de las personas y las que se comportan de forma consistente y coherente,  en todos sus puntos de contacto.

branding_zapatillas

Tus zapatillas favoritas, la máquina de café, la de afeitar, el yogurt de postre y tu lápiz de ojos, son productos que has introducido en tu vida porque que te generan confianza. Todos estos productos están respaldados por diferentes marcas que tienen un planteamiento estratégico y creativo con el que han expresado una proposición valiosa para ti, conectan con tu estilo de vida y mientras te parezcan convincentes, seguirán siendo tus grandes marcas.

¿Parece fácil? Depende. El objetivo, que implica voluntad, mucho tiempo, aún más pasión, compromiso y recursos, es construir y mantener estas relaciones entre marcas y personas, a lo largo del tiempo.

De todo esto, hablaremos a profesionales del Marketing y Branding así como de mundos contiguos, ya que al fin y al cabo, marca y negocio van de la mano. También van para ti como consumidor final y a ti, si participas en la gestión de una empresa, ya sea pequeña, mediana o grande y a ti, si aún piensas que las marcas no son relevantes en tu vida. ¡Bienvenid@!

Reflexionemos juntos y acerquémonos al gran reto de ser cómo queremos ser percibidos.