Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Aquí puedes encontrar más información acerca de las cookies. Aceptar y cerrar este aviso
Por Sara Guijarro | 09/02/2016

El fenómeno publicitario de la Super Bowl

La Super Bowl ha pasado a ser mucho más que un acontecimiento deportivo. Recién cumplido su 50 aniversario, se ha convertido en una de las fechas más importantes en la industria del entretenimiento que reúne a millones de espectadores de todo el mundo. ¿Qué ha hecho que un evento deportivo haya alcanzado tal dimensión como marca?

Una experiencia que se ha creado en torno al evento y que se basa en cuatro elementos clave: el deportivo y más obvio, el económico, el musical y el publicitario.

A nivel económico, el día de la Super Bowl ha pasado a ser el segundo día de mayor consumo en Estados Unidos después del día de Acción de Gracias (se llegan a consumir 500 toneladas de guacamole, 1.300 millones de alitas de pollo y en torno a 5 millones de patatas fritas). La comida y la cerveza en mano forman parte de la experiencia.

El momento musical es otro de los grandes atractivos durante el evento. Todo se remonta a 1967 cuando la Super Bowl se lanzó con su primer espectáculo en la pausa que hay a mitad del partido, lo que se conoce como “halftime”. Un show que empezaba con una marcha de la banda de la Universidad de Arizona. Una pausa de 30-35 minutos que han pasado a ser uno de los momentos más esperados de todo el acontecimiento, y que poco tiene que ver con el deporte. Puro espectáculo.

Desde artistas como Michael Jackson o The Rolling Stones a Beyoncé y Coldplay. Apenas 15 minutos de concierto que se traducen en un boom de ventas para los artistas. Así sucedió con Katy Perry (2015), cuyas ventas aumentaron un 211% o para Bruno Mars (2014) en un 352%.

El resto del «halftime» se dedica a analizar el partido y a publicidad. 15 minutos de oro para las marcas donde el medio minuto de publicidad se vende a 5 millones de dólares. Una cifra que no parece tan desorbitada cuando se estima que cada anuncio en la Super Bowl podría tener un valor de 10 millones de dólares.

Según un estudio realizado por una agencia de publicidad de San Francisco, afirmaron que tres cuartos de las mil personas encuestadas en 2014 tenían más curiosidad por ver los anuncios que el propio partido.

Mientras marcas como AmazonAXELG o Mini optaron por la vía convencional y se anunciaron en televisión durante el partido, hubo unas cuantas con un poco más de ingenio que optaron por una estrategia alternativa. Twitter se convirtió en la red social estrella con la que se lanzaron anuncios durante el partido y donde se obtuvo una gran participación. Una manera de generar notoriedad, visibilidad y engagement  y miles de tweets de los seguidores. Echad un vistazo a algunas de estas campañas:

Esurance: Más de 835.000 tweets, 2.5 millones de menciones con el hashtag y 1.5 billón de impresiones. Regalaron hasta 1 millón de dólares en premios a aquellos que retwitteaban y utilizaban el hashtag. Una estrategia donde lanzaron su spot en televisión justo antes del partido y que durante el halftime lanzaron en Twitter. Obtuvieron 9.000 tweets por minuto y fueron trending topic nacional en EEUU durante 15 minutos.

https://www.youtube.com/watch?v=mhVBL4D7fVo

Doritos: Más de 238.000 tweets, también por una recompensa. «¿Qué es lo más irresistible que puedes decir sobre Doritos en 140 caracteres?» preguntaron, a cambio de 50.000 dólares por el mejor tweet.

Pepsi: 234.000 tweets.

https://www.youtube.com/watch?v=3vBUZ_56oIY

Y Pokemon, con poco más de 33.500 tweets.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *