Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Aquí puedes encontrar más información acerca de las cookies. Aceptar y cerrar este aviso
Por Ane Santiago | 2 febrero, 2016

El status a examen

Si bien es sabido que los privilegios lo son porque solo pueden tenerlos unos pocos, las nuevas maneras de llegar a conseguirlos están cambiando de manera radical. El dinero ya no es el único factor en juego: ahora las marcas nos piden que nos ganemos lo que queremos con nuestro propio esfuerzo, y no nos lo darán si no lo merecemos.

En una época en que conseguir lo que queremos se ha convertido en una tarea demasiado fácil, los consumidores más exigentes les piden a las marcas que les empujen a sacar lo mejor de ellos mismos, teniendo como premio un producto o servicio exclusivo. Partiendo de un origen en el storytelling, la tendencia ha ido evolucionando pasando por conceptos muy innovadores en su momento, como fueron las pop up stores, las líneas de producto de edición limitada, los proyectos de crowdfunding con recompensas únicas, acabando por crear auténticos fanáticos de las marcas.

Los nuevos tests de status han cambiado de manera radical la manera de consumir. Formar parte de la comunidad se va haciendo más interesante cuanto más nos cuesta. El caso de Russell’s Skinny Bitch Collective nos hace preguntarnos qué fue antes, si el huevo o la gallina. Dandole una vuelta absoluta al concepto tradicional de gimnasio como el sitio al que la gente va a ponerse guapa, él ha creado un centro en el que tú tienes que ser guapa para poder entrar en el gimnasio. Su exclusivo método de entrenamiento HIIT (high intensity training) está solo al alcance de aquellas mujeres que el entrenador considere que su actitud, su imagen y sus capacidades son las adecuadas para ser una skinny bitch. El SBC cuenta con tres centros en Londres, Nueva York e Ibiza, y Russell Bateman organiza pop up workouts en distintas ciudades alrededor del mundo, además de tener un servicio de entrenamiento online y adeptas tan conocidas como la top model Suki Waterhouse o la cantante Elle Goulding.

¿Qué tendrá el SBC que lo hace tan atractivo? Sin haberlo probado, a nosotros nos ha encantado ya para empezar lo bien trabajada que está su comunicación y su imagen, que no deja indiferente a nadie.

La exclusividad es un atributo que bien trabajado y partiendo de un concepto potente, puede llegar a generar verdadero valor para nuestra marca. La importancia, como siempre, está en tener un discurso sincero, creíble y coherente que nos permita comunicar de la manera más efectiva lo que somos capaces de aportar.