Por Lucía Hernández | 19 abril, 2016

¿Por qué el storytelling está siempre de moda?

¿Es el storytelling una moda? ¿Alguna vez dejó de serlo? Podríamos complementar el concepto con una definición pero sería añadir una descripción más a las tantas que podemos encontrar en los libros y en internet. Sin embargo, sí diré que es una de las herramientas más valiosas y poderosas que tiene el ser humano, y todo sea dicho, la más antigua.

El storytelling está directamente relacionado con la capacidad de crear, de imaginar y de inspirar; ¿cuántas veces no has empezado a contar algo con un “a ver, imagínate…”?. De forma in/consciente le damos valor añadido a las historias para hacer que aporten e importen a nuestra audiencia.

El poder del storytelling no reside en las palabras, si no en lo que construyes en torno a ellas.

Si hablamos de publicidad la cosa no cambia en exceso. De los anuncios que más te han llamado la atención, ¿cuántos no tenían una buena historia detrás? Esas historias son las que crean conexión con la audiencia, porque no es lo que se cuenta, es la experiencia que hay detrás de esa historia y las emociones que provocan.

Como casos recientes a destacar, podríamos hablar de las historias que nos contó IKEA para hablar de todo lo que te ofrecen para que des un cambio a tu vida. Y no, no nos hablan de que decores tu terraza, o de que te compres una silla nueva. Hablan de esperanza, de ilusión…de VIVIR.

IKEA “La terraza”:

 

IKEA “Empieza algo nuevo”:

https://www.youtube.com/watch?v=r4L3yGCGLQk

El cineasta Andrew Stanton, director de Wall-E y Toy Story entre otras, en su charla de TED sobre las claves de una gran historia, recalca que “el storytelling afirma quiénes somos en realidad, y nada nos reafirma más que conectarnos mediante historias […]”.

Las #marcasfuertes son aquellas que crean conexiones con su público y en The Mood Project creemos firmemente que el valor de las historias están en las experiencias que se crean en torno a ellas.